Punto final

DramaFantástico
Valoración:
3 of 5 - 7 votes
Thank you for rating this article.

Llegué al establecimiento de costumbre. Pedí un café sin azúcar. Me senté en una mesa que estaba pegada a la ventana para admirar el cielo plomizo. Me puse nostálgico al ver a los grajos que estaban parados en los cables eléctricos. Tuve ganas de llorar por algún recuerdo antes olvidado. Miré un avión que atravesaba el horizonte. No, ¡era un misil con destino incierto! Pensé en todo lo que no hice y en las experiencias que me perdería. La gente corría por la calle sin rumbo fijo. Los automóviles chocaban entre sí. La alarma de emergencias no dejaba de repiquetear. Escuché algunas detonaciones de armas de fuego. El anciano que atendía el negocio prendió el televisor y cambió al canal de las noticias. No sé el motivo, pero las pocas personas que estaban en la cafetería, huyeron al revisar los mensajes de sus teléfonos móviles. Alguien había olvidado un libro viejo encima de una silla. Lo tomé para echarle un vistazo. Las primeras líneas eran interesantes y alentaban a continuar la lectura. Levanté la vista. En el noticiario informaban sobre un bombardeo nuclear.

Naturaleza muerta, cráneo y pluma – Pieter Claesz (1628)

—Es el día del juicio final, hijo —comentó el anciano sin quitar la mirada del televisor—. Los gobiernos prefieren acabar con toda la humanidad antes de aceptar que se han equivocado.

Cambié de opinión, me levanté del asiento y agregué dos cucharadas de azúcar y un poco de crema líquida. Era momento de disfrutar lo único dulce de la vida.

—¿No tienes miedo? —me preguntó.

—No sé a qué le tengo más temor, si a vivir del modo en que lo hacemos o a morir. Y aunque estoy cerca de la muerte, todavía no la conozco. El doctor dijo que me quedaban tres meses de vida.

—Eso lo explica todo, muchachito. Nos vemos del otro lado de la frontera, si es que existe. Yo tengo noventa y ocho años y he pasado la mayor parte de mi existencia trabajando en este aburrido lugar, nunca hice, por miedo, lo que realmente amaba, y ahora es tarde, así que ya me importa un carajo el mundo.

El viejo salió al pandemonio y se topó con la muerte al caerle en la cabeza el letrero de su propio negocio. Percibí una explosión que cimbró las paredes, los cristales y mi esqueleto. La televisión cayó de la pared en la que estaba empotrada. Los vidrios llegaron hasta mis pies. El edificio de enfrente se derrumbó y los escombros cubrieron la mitad de la calle. Di vuelta la página y leí algunas frases sueltas. Me fui a la última hoja del libro para culminar mi historia. Saqué un bolígrafo, escribí este relato breve: el epílogo de mi vida y coloqué el punto final.

 

Servando Clemens

 

Etiquetas: Servando, Fantástico, Drama

Imprimir Correo electrónico

Compartir

2 comentarios en “Punto final”

  1. Domingo, 18 Julio 2021 03:30

    El cuento crea una atmósfera que sí parece el el día del Juicio Final. Sin embargo, a cada quien le llega, tarde o temprano, su propio punto final.

    1. Sábado, 24 Julio 2021 21:10

      Muchas gracias por leer y comentar 

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Suscríbase:

Al suscribirse, usted recibirá a mediados de cada mes un email con los enlaces de acceso y descarga de la nueva edición.

{emailcloak=off}

Contáctenos

Dirección:
alvaro@cuentosenred.com
 
Administración:
admin@cuentosenred.com
 
Consejo editorial:
ce@cuentosenred.com
 
Webmaster:
webmaster@cuentosenred.com
 

Nuestros autores

Logo 610x170 claro
Patricia Licciardi Edith Vulijscher Eréndira Corona
Servando Clemens Federico Ochoa Luis Gutiérrez González
Samir KarimoÁlvaro Díaz
¿Aún no tiene cuenta? ¡Regístrese ahora!

Ingresar