Un buen cuento siempre a la mano

Edición de septiembre
Año 1 - Número 10

Descargar ePub
Descargar Kindle
Descargar PDF
Nº 1 - diciembre
Nº 2 - enero
Nº 3 - febrero
Nº 4 - marzo
Nº 5 - abril
Nº 6 - abril
Nº 7 - junio
Nº 8 - julio
Nº 9 - agosto

Microlecturas

  •  Intuición de abuela 
    …Las abuelas saben más por viejas, que por diablo.
    —Hmmmnn… ¿Qué estarán haciendo mis nietos? —preguntó la abuela, sin dejar de ver los agujeros de un botón que le estaba cosiendo a una camisa vieja.
    —Ay, mamá ¿y por qué lo dices? —preguntó la hija con un cierto tono de descontento.
    —Por el silencio hija. Por el silencio.
    Y justo en ese momento, la paz de la casa se atiborró con el estropicio de una de las ramas de un palo de níspero que le daba sombra al patio, que se quebró por el peso de un niño que trataba, desde aquellas alturas, de agarrar una iguana asustada, mientras su hermano menor, veía por primera vez, cómo caen los cuerpos por efecto de la gravedad, sin que pudieran volar como lo hacían sus súper héroes de televisión.
    —Te lo dije —le recordó la abuela a la hija, que salió desesperada para ver qué había pasado.

    Federico Ochoa

  • Fantasía Nº 7 

    Con una mano sostuvo la manga de su kimono de seda y con la otra hizo un movimiento delicado como si con ello rasgase el velo fino de la realidad.
    Volvió la palma de su mano, lanzó al aire una pequeña mariposa de papel y comenzó su danza, con movimientos gráciles la hizo levitar en el aire surcando mundos invisibles a su alrededor, mientras ella bailaba y mecía su hermoso abanico de jade blanco.

    Eréndira Corona

  • La abadía sin verbos 
    A cargo del abadengo: el abad, hombre de mediana edad con abdomen prominente, rasgos duros, ojos pequeños de mirada inquisidora, penetrante y siempre acusadora, aun sin motivos.
    Adorador del dinero y gran conquistador de riquezas durante años.
    Sus aposentos, lugar de almacenamiento: muchas ánforas de oro puro en armarios espejados. Gran deleite para el ambicioso.
    Pero no solo eso, además atormentador de niños, maestro cruel y aprovechador, por esta razón solo disciplina y penurias para los pupilos. Nunca un gesto de comprensión o amor.
    Un día domingo con el personal de franco, los niños diligentes para la conspiración planificada. En el almuerzo, el somnífero en su vino. A la hora de la siesta el abad en consabido descanso, entre tanto el robo: uno tras otro cada niño con un ánfora de oro directo al fogón de la cocina.
    Y por último la venganza: un baño de oro líquido sobre el torturador.

    Edith Vulijscher
  • Alma siniestra 
    La silueta del asesino salió de la estación del tren. Se detuvo al verme. De su mano enguantada cayó un cuchillo manchado de muerte. Corrí lo más rápido que pude y él me siguió de cerca.
    No, no podía escapar de mi propia sombra.

    Servando Clemens

  • Corazón convaleciente 
    Ya empaqué mis cosas, solo falta mi corazón. Tomo las aurículas derecha e izquierda para unir sus puntas y efectuar el primer pliegue, luego hago el segundo doblez, a la altura de la parte media. Lo coloco con cuidado en mi valija para que no se arrugue, ya tiene algunas marcas, para qué agregar nuevas.
    Tenemos que partir y cruzar de nuevo la frontera.
    Haré todo lo que esté a mi alcance para que mi corazón pueda recobrar su aspecto.
    Por lo pronto, de ser posible, voy a blanquearlo con lavandina, no quiero que le queden rastros del pasado. Y como la textura de su tela muestra bastante inconsistencia, tendré que revitalizar y tratar sus fibras con almidón, para que recupere su dureza. Y por fin, si encuentro el método, intentaré impermeabilizar el miocardio para que esté más protegido.
    Luego del tiempo adecuado y este tratamiento intensivo, creo que podré volver a usarlo.

    Patricia Licciardi

  • Luna llena 

    Las noches de luna llena los licántropos se convertían en zombiros y devoraban vegetales.

    Samir Karimo

  • Mala suerte 
    Los ojos desorbitados, el incontrolable temblor de su cuerpo y la fuerza con la que sus manos se aferraban a los posa brazos de la reclinada silla anclada al suelo, delataban el terror que sentía.
    El destino le jugaba una mala pasada. La suerte, que según alardeaba con frecuencia siempre estaba de su parte, le había dado la espalda…
    Jamás pensó que el nuevo barbero del barrio, ese que acariciaba su yugular con el filo de la navaja en ese mismo instante, era el padre de la chica que pocos días atrás le había confesado su incipiente preñez.

    Luis Gutiérrez González

Pelea a muerte

Edith Vulijscher EdithDrama
 Vulijscher

Pelea a muerte

 El hombre, muy malherido, yace moribundo junto al automóvil que hace unos instantes se estrelló contra un árbol. Después de dar varios tumbos y vuelcos ha desbarrancado y quedó detenido junto a un pequeño arroyo que corría a unos metros debajo de la ruta. ¿Merecía este accidente? Es posible, manejaba alcoholizado, pero ya no puede ni siquiera cuestionárselo porque se encuentra flotando en...
 Leer más...

La muerte de Iván Ilich

Lev Tolstoi

Lev Tolstoi

(Yásnaya Poliana, 1828-1910, Astápovo)
Cuento publicado en 1866

Leer más. . .

El circo de las mariposas

Eréndira Corona EréndiraFantástico Filosofico
 Corona

El circo de las mariposas

De un brinco, Manú aterrizó en medio del charco como un meteorito que impactara en la superficie líquida. Las gotas cristalinas salieron proyectadas, alborotando a la caterva de pequeñas mariposas de todos los colores que volaban alrededor de su cabeza y que, con el batir de sus alas, desplegaron un carnaval de los colores más diversos: naranja, amarillo, aguamarina, verde esmeralda…
 Leer más

El Horla

Guy de Maupassant

Guy de Maupassant

(Dieppe, 1850-1893, París)
Cuento publicado en 1887

Leer más. . .

La caja de Pandora

Patricia Licciardi PatriciaDramaFilosófico
 Licciardi

Tierra prometidaModelada con tierra y agua, su belleza despierta la envidia de cualquiera de las diosas del Olimpo.
Está sentada en la rama de un árbol generoso y sus piececitos vestidos con el rocío de la mañana, tocan la tierra para grabar círculos con sus dedos delgados. Es un juego que le encanta.
Pandora sostiene en sus...
 Leer más...

Lo que un día fue ya no será

Servando Clemens ServandoDramaCiencia Ficción 
 Clemens

Los que un día...

Pedro, hijito querido. Ven, siéntate conmigo y come un trozo de pastel de chocolate. Yo misma lo hice. Pasa un momentito conmigo. Siempre andas apurado, tienes que darte un tiempo, un descanso.
Pedro se vistió con un traje gris que ya le quedaba apretado, la panza amenazaba con expulsar otro botón del blazer. Se anudó mal la corbata alrededor de su abotargado cuello...
 Leer más...

Premonición

Luis Gutiérrez González Luis GutiérrezDrama
 González

Premonición

  Dio un brinco en la cama. Se despertó angustiada, nerviosa. Vio que su marido todavía dormía a su lado y, aliviada, inspiró hasta llenar sus pulmones. En ese mismo instante sonó la alarma del despertador.
—¡Felipe, no te puedes ir en ese vuelo! ¡Lo vi todo! —le gritó al hombre, que aún no abría los ojos...
 Leer más...

La causa secreta

Machado de Assis

Machado de Assis

(Río de Janeiro, Brasil (1839-1908))
Cuento publicado en 1885

Leer más. . .

Anaconda

Horacio Quiroga

Horacio Quiroga

(Salto, Uruguay, 1878-1937, Buenos Aires)
Cuento publicado en 1921

Leer más. . .

Tonto

Rodolfo GonzálezRodolfoDramaHumor
González

Escritor invitado

Tonto

Siempre fui tonto, torpe e ignorante. Intenté ser intelectual y me encontré con que el único impedimento que se interpuso con mi propósito fue no ver nunca ningún capítulo de “Los Simpsons”. Estaba muy preocupado. Necesitaba ocupar lo que me quedaba de intelecto en temas profundos y complejos. No dar la talla...
 Leer más...

Bastest

Samir Karimo SamirTerror 
 Karimo

Bastest

 Dicen que los gatos suelen ser un puente entre este mundo y el más allá, protegiéndonos de las desgracias con su intuición. En el antiguo Egipto incluso eran la encarnación de Bastet y también símbolo de fertilidad. Esto que os voy a contar parece una broma pero no lo es, es pura verdad…
 Leer más

La exhumación de un nuevo aliento

Federico Ochoa FedericoDrama Ochoa
 
La exhumación...
Esa mañana temprano, cuando tocaron la puerta, Luz María Herrera no pudo evitar lanzar una oración rápida a sus santos para rogarles que no fuera una mala noticia, pero le ganó el miedo cuando vio la imagen cuadrada, desaliñada y sudorosa del inspector de policía que, después del saludo y con un movimiento de su triste y trasnochado bigote, le dijo que necesitaba hablar...

El milagro repudiado

Álvaro Díaz ÁlvaroDramaFilosófico 
 Díaz

El milagro repudiado

Poco después del milagro, Pierino empezó a tocar con los ojos cerrados. Temía perder la nitidez de sus silencios, esos vacíos que hacía destellar como monedas en la lluvia avivando el color de cada nota. Él amaba las afonías en su música; tanto, que la describía como «un arcoíris de sonidos alhajado de silencios luminosos». Ignoro cómo pudo componer esa metáfora, porque Pierino no conocía la luz ni los colores. Nació ciego...
 Leer más

William Wilson

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe

(Boston, 1809-1849, Baltimore)
Cuento publicado en 1839

Leer más. . .

Géneros:

HumorPsicológicoEróticoSurrealismoDramaClásicoFilosóficoMisterioAventuraTerrorPolicialCiencia FicciónInfantilEnsayoFantásticoRomántico

Imprimir Correo electrónico

Compartir

Suscríbase:

Al suscribirse, usted recibirá a mediados de cada mes un email con los enlaces de acceso y descarga de la nueva edición.

Contáctenos

Dirección:
alvaro@cuentosenred.com
 
Administración:
admin@cuentosenred.com
 
Consejo editorial:
ce@cuentosenred.com
 
Webmaster:
webmaster@cuentosenred.com
 

Nuestros autores

Logo 610x170 claro
Patricia Licciardi Edith Vulijscher Eréndira Corona
Servando Clemens Federico Ochoa Luis Gutiérrez González
Samir KarimoÁlvaro Díaz
¿Aún no tiene cuenta? ¡Regístrese ahora!

Ingresar